viernes, 6 de noviembre de 2009

Volver a empezar... para que todo siga igual.



Tres partidos jugado de cinco posibles, 7 minutos, 1,7 puntos, 1 rebote, 1 asistencia: esas son las estadísticas por partido de Sergio Rodriguez en este nuevo curso baloncestístico.

Se suponía que McMillan le tenía manía, que pese a tener a la grada del Rose Garden entregada el amarrategui blues de su entrenador era lo único que impedía a Mojo Picón triunfar en la NBA.

Pero ha llegado a Sacramento, un equipo que luchará con los Nets, los ositos y alguno más por no ser el peor de la liga, con un entrenador acorde con el estilo del canario... Y más de lo mismo.

No puedo aventurarme a explicar los motivos, pero lo que está claro es que Sergio se equivocó yéndose a la NBA tan pronto. Estaba muy verde, era titular en un equipo medio de la ACB y tan sólo había brillado individualmente en una semifinal del mundial frente a Argentina. No es moco de pavo, pero no suficiente como para irse a la mejor liga del planeta.

El resumen de sus tres años y pico en la NBA es de 12,3 minutos, 3,5 puntos, 2,8 asistencias, 1,3 rebotes... muy pobre, de jugador del montón...

La pregunta que habrá que hacerse ahora es cuál es el siguiente paso: ¿seguir a toda costa en la NBA "llorando" por 5 minutos de juego?, ¿volver a Europa?... Sea lo que sea lo que decida hacer debe hacerlo pronto, está a un paso de convertirse en un ex-jugador en activo...

3 comentarios:

telémaco24 dijo...

por cierto, además de votar podeis comentar y esas cosas...

Reithor dijo...

Yo creo que la mala suerte inicial, y el san benito de mal defensor, ya le preceden. Tiene su última oportunidad estos dos meses sin kevin martin, que tendrá que jugar por fuerza (no hay más, no pueden estar Evans y udrih 48 minutos todos los partidos). Si ahí no demuestra que vale para la NBA, ya no creo que tenga más oportunidades.

notengoremedio dijo...

Creo que debería volver. Está llevando una trayectoria muy similar a la de Raúl López cuando había estado en Utah. Lo mejor para él sería volver y jugar asiduamente en algún equipo que juegue competición europea. Así se volvería a sentir jugador, mejoraría su contrato, y tendría posibilidades de ir al próximo Mundial.
Si es que joder, que hasta Llull ahora está por delante de él...